CONVIVIR

CONVIVIR

     

     En la medida que se logra el buen SER, como resultado, en la misma medida será la capacidad de convivencia con las demás personas.

No se puede dar algo que no se tiene

…por eso, primeramente uno debe desarrollar el buen SER haciendo lo que se DEBE con el SABER del conocimiento correcto. Una sana convivencia no depende de las demás personas a nuestro alrededor, sino de nuestra capacidad de amar, y amar no se trata sólo de buenos sentimientos, amar son acciones, acciones que sólo pueden dar fruto de nuestro BIEN SER y de que en lo individual estemos en plenitud, porque eso es lo que daremos a quienes viven a nuestro alrededor, no podemos cambiar a las personas, sólo podemos cambiar nosotros mismos, cuando nuestras acciones son correctas ante los demás podemos ser factor de cambio, un ejemplo a seguir, generar confianza y empatía, dar comprensión en vez de querer ser comprendidos, escuchar en vez de querer ser escuchados, en fin la lista es larga, pero lo importante es que se trascienda lo que nos hace SER (el bien HACER) al hacer por los demás, comenzando por nuestras familias, parientes y amigos, y que todo ello trascienda a cambiar nuestras comunidades para cambiar nuestra sociedad, cambiando nuestra sociedad podremos edificar una nación triunfante.

Desarrolla el Amor propio prosperando tu alma y renovando tu entendimiento, para poder dar amor a los demás.

En la UDV te entrenarás para poder SER y después trascender para poder dar a los demás. !Entrénate con nosotros!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *